ARTE GRIEGO



El arte griego, en sus épocas más remotas, enlaza con el arte minoico-micénico a través de la ornamentación geométrica en la cerámica de los siglos X y IX a.J.C. Este estilo ( decoración con lineas horizontales y circulos concentricos) presenta también influencias orientales y durante su evolución apareció una notable estatuaria de rica policromía con figuras femeninas de marfil.




Aparecieron también dos tipos escultoricos que se desarrollarán plenamente en el siguiente periodo: los coré o Koré (doncella vestida) y los Curós ó Kouro (muchacho desnudo).


Reconstrucción moderna utilizando la policromía de la época

La cerámica más famosa fue la corintia, remplazada posteriromente por la ateniense . La arquitectura griega más antigua se basa en el ensamblaje de grandes bloques de piedra sin mortero. 
El periodo que sigue es el del llamado arte arcaico: en él aparecen ya las características que definirán el arte griego, es decir el estilo dórico, y jónico el campo arquitectónico, las cerámicas con figuras negras y rojas y las esculturas naturalistas estilizadas.

El estilo dórico alcanzó la plenitud en esta fase con los edificios de Agrigento, Paestum y Selimonte y el desarrollo en la escultura de los temas del curós y la coré (como la celebre serie de doncellas de la Acrópolis Ateniense).

El mundo jónico produjo en este periodo esfinges, Curoi y las esfinges de la familia de los Bráquidas, que bordeaban la vía sacra de Didima.
Desaparecida la pintura mural, se conservaron algunos estilos de decoración cerámica (en la de figuras negras sobresalieron los talleres atenienses) A partir del 530 a.J.C. Comenzó en Atenas la producción de cerámicas con figuras rojas sobre fondo negro. El pintor más destacado de este periodo fue al parecer Eufronio.

Al periodo arcaico sucede el periodo clásico. Sigue vigente en la Magna Grecia la arquitectura dórica, aunque del templo más famoso, el de Zeus en Olimpia, sólo se conservan ruinas. Pronto conviven los ordenes dóricos y jónicos inferenciados sobre todo por sus elementos decorativos y por sus proporciones , en el Erecteion y el templo de Atenea Niké, de la Acróplis ateniense (que forman un conjunto monumental, paradigma de la arquitectura del periodo clásico).
El Erecteion









En el Partenón, en cambio, resulta más confusa la distinción de los estilos y se produce una notable alteración de las proporciones hasta entonces convencionales.



No tardo en hacer su aparición un tercer orden, el corintio, representado por el monumento a Lisícrates y el tholos de Epidauro, como intento de síntesis y solución de los problemas planteados por los dos ordenes precedentes.
De este período clásico datan asimismo los grandes conjuntos monumentales de la Acrópolis ateniense, concebidos con una perspectiva que podría calificarse de urbanística.

En la escultura cabe destacar inicialmente obras como el efebo de Cristias y el auriga de Delfos, así como el conjunto considerado Trono Ludovisi.






Grandes escultores fueron Mirón (Discovolo), Policleto (Doriforo), Fidias ( a éste y a su escuela se le atribuyen frisos, metopas y frontones del partenón), Praxiteles (Hermes de Olimpia)y Escopas (fragmentos conservados en el mausoleo de Hericarnaso).


En cuanto a la pintura a parte de los nombre ilustres de Zeuxis, Apeles, Eufrano y Polignoto, no han llegado hasta nosotros más que las realizadas sobre cerámica. De la gran pintura mural de la época cabe citar las muestras halladas en las tumbas de Paestum.


El último período del arte griego antiguo es el llamado helenístico, que va aproximadamente desde Alejandro Magno hasta la conquista de Grecia por los romanos. El gusto se hace ecléctico, se complica, se hechan al olvido las proporciones clásicas de los ordenes antes citados. En el campo escultórico cabe citar el Altar de Zeus en Pergamo, la obra en bronce de Lisipo (Apoxiomenos retratos de Alejandro Magno), La venus de Milo, La Victoria de Samotracia y el Laocoonte.

En los retratos de los magnates predomina un realismo que a veces linda con el expresionismo. A la decadencia de la pintura de vasos corresponde el auge de los mosaicos, que son bicromos en Pella, y policromos en otros lugares donde se han conservado, como los mosaicos de Praeneste, relacionados con la pintura pompeyana. A la concepción unitaria del edificios sucede la edad de oro del urbanismo; se levantan en este periodo helenístico ciudades de planta reticular como Hipocamo de Mileto. A este período ya crecspular, cuyo patrimonio heredará Roma en los siglo II y I a. J.C., sudcederá l llamado arte bizantino.





No hay comentarios: