Diversidad del Tercer Mundo




Diversidad del Tercer Mundo

NPI y PMA

Como producto del crecimiento económico acontecido en algunos países en la actualidad el “Tercer Mundo” se encuentra fragmentado, apreciándose claramente la brecha entre dos polos contrapuestos, por un lado los Nuevos Países Industrializados (NPI) y los Países Más Atrasados (PMA). 
 
Los Nuevos Países Industrializados son un grupo reducido de naciones de determinadas regiones del globo, cuya producción industrial se acrecentó notoriamente durante la segunda mitad del pasado siglo. Este grupo esta conformado solamente por seis países: Singapur, Taiwán, Corea del Sur, Hong Kong(los conocidos como “Dragones Asiáticos”), México y Brasil, de los cuales los cuatro con mayor crecimiento son los de Asia Oriental.
Estos países de Asia a mediados del siglo XX eran enumerados entre los países más pobres del mundo, debido a que padecían una carencia de recursos naturales y suelos fértiles y cultivables, una economía inestable debido a que la dependencia del exterior hacía que fueran muy sensibles ante los cambios en el comercio externo.
Hoy en día estos países están ingresando al mundo desarrollado gracias a la combinación de varios factores favorables (tanto internos como externos), como por ejemplo agricultura dinámica que practicaron estos países, la disponibilidad de capital extranjero por encontrarse en la frontera exterior con el creciente bloque comunista (ya que EE.UU. intentaba evitar el denominado “efecto dominó”), y la muy buena intervención del estado en la actividad productiva.
Mientras los Dragones Asiáticos alcanzan los niveles de desarrollo de países como España, Grecia o Portugal, y sus exportaciones constituyen el 9% de las exportaciones mundiales, contrastariamente, alrededor de cincuenta países, mayormente de África (aunque también los hay en América Latina, el Caribe y Oriente Medio), conjuntamente no llegan al 1% de las exportaciones mundiales: éstos son los denominados Países Menos Adelantados.
Aunque tradicionalmente a estos países se los cataloga como pertenecientes al Tercer Mundo, debido a su bajo nivel de desarrollo muchos prefieren darles otra denominación, la de “Cuarto Mundo”. Estos estados son los más pobres del mundo, y poseen bajísima renta per cápita, producción manufacturera e índice de alfabetización, necesitando de la ayuda exterior, la cual muchas veces no es suficiente. A esto se suma las débiles políticas internas y la desfavorable situación mercantil internacional, desencadenando esto que a la mayoría de estos países se le haga imposible mejorar su situación económica y social.

Indicadores Socio-económicos

Para poder establecer y comparar los niveles de desarrollo socio-económico de los países, se hace necesario tomar como referencia algunos aspectos como la población, el mercado interno y externo, la producción manufacturera, entre muchos otros, de las naciones, que funcionan como indicadores de la situación de esos estados.
Algunos de los principales indicadores utilizados son:
  • Índice de Desarrollo Humano (IDH), en el que intervienen tres factores: vida larga y saludable (medida según la esperanza de vida al nacer); educación (medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duración de la educación obligatoria); y el nivel de vida digno (medido por el PIB per cápita PPA en dólares).
  • PNB, que se define como el valor de todos los bienes y servicios producidos, únicamente, por los nacionales de un país durante un tiempo determinado, generalmente un año. Se excluye a los extranjeros trabajando en el país y se incluye a los nacionales trabajando en el extranjero.
  • PBI, que es el valor monetario total de la producción corriente de bienes y servicios de un país durante un período (normalmente es un trimestre o un año).
  • Tasa de desempleo o de paro, que representa el número de desempleados en un país. Se obtiene como el cociente entre el número de desempleados sobre el total de población activa.
  • Tasa media anual de inflación, que se define como la tasa de variación en términos porcentuales del nivel de precios de bienes y servicios (el nivel de inflación).