Juega Historiarte Liceo de pan de Azúcar

Ejemplo de Art Nouveau en Montevideo

Casa Quinta de Williman. Leopoldo J. Tosi (1905 - 1907)


“En Bélgica nació el Art Nouveau, en la última década del siglo XIX, y enseguida se extendió por el mundo ese extraño y nuevo modo de hacer arte, objetos y arquitectura. No tiene relación formal alguna con lo que serán la arquitectura y el arte modernos, en general; pero al romper violentamente con el eclecticismo historicista dominante, aunque sin poder eludirlo del todo, el Art Nouveau contribuirá a saldar la deuda con el pasado e iniciar un arte nuevo. (…)
Tuvo su repercusión en Montevideo y todavía se pueden ver algunos trozos de interés, aunque no respondan al modelo belga, que fue el más elegante y enriquecido. El ejemplo existente más completo es la villa Williman, realizada por Tosi en la Av. Brasil 2916. 



En la esquina de una antigua quinta, se instaló la residencia, que consta de una planta baja (1905) y una planta alta con una torre (1907). Las grandes ventanas sobre avenida Brasil son de hierro y vidrio, pero no tienen la gracia ondulante que se encuentra en las mejores formas del Art Nouveau. El edificio tiene levedad y una especie de superficialidad intencional que lo hace alegre, luminoso y fino. De las dos vidrieras centrales está más cerca del espiritu del Art Nouveau la de planta alta, porque insiste más en el uso de motivos curvos, y no hay por ningún lado esa pesadez maciza corriente en otros edificios contemporáneos. Decoraciones pequeñas y separadas de cerámica sobre Ellauri, ponen un acento de color alegre en lo alto. En la fachada lateral izquierda, un ligero balcón cerrado, de hierro y vidrio completa el cuadro.”

(Artucio, Leopoldo C. "Montevideo y la arquitectura moderna." Nuestra Tierra. Montevideo. 1971. pp. 6-7.)

Tomado de: http://historiaestilos.blogspot.com.uy/
La Ciudad Medieval


La mayoria de las ciudades eran pequeñeas, pues la mayoria de ellas no superaban los 300000 habitantes.
La ciudad medieval era generalmente amurallada : el centro era una plaza reservada para el mercado y las reuniones publicas y los barrios frecuentemente se organizaban en circulos como en un laberinto.

Cuando llegaba un viajero a la ciudad, despues de recorrer a caballo pesimos caminos y de hospedarse en miseras posadas, no bien divisaban las murallas se sentian protegidos , pues sabían que iban a entrar a un territorio previlegiado, amparado por la ley.

Luego de transpasar el puente levadizo de sus murallas, llegaba un confuso y angosto laberinto de calles. Éstas eran sombrias , sinuosas y tan estrechas que los vecinos podian darse las manos desde sus ventanas. No existían veredas ni recolección de residuos. Los cerdos , circulaban libremente por las calles y hacían de recolectores de basura, pues comian todos los desperdicios.
Las calles generalmente llevaban nombre de santos u oficios, por ejemplo de los herreros, curtidores o cuchilleros.

Las viviendas no se construian en orden, sus fachadas eran desparejas y se distinguian unas de otras por el nombre del propietario o el escudo familiar. Estaban construidas de madera y no tenian vidros, salvo algunas viviendas lujosas.

La vida en la ciudad medieval no era facil. No habia lu ni agua corriente ni saniamiento. Las epidemias eran una amenaza permanente y arrebataban la vida de miles de personas. La peste negra y la lepra eran las enfermedades más expandidas y temidas.

Durante el día había mucha actividad, los vendedores voceaban sus mercaderías y se sentía el olor penetrante de las pieles curtidas, del queso o de la maderna ode la madera fresca.
La ciudad y el campo no estaban totalmete separada, habian espacios libres dedicados al cultivo, a las granjas y los jardines.


El ayuntamiento y la iglesia eran los centros de la vida ciudadana. Los hombres se reunian en estos edificios, en pequeñas plazas y en los patios de los conventos. La relacion entre las personas era muy estrecha; todos se conocian por su nombre desde la infancia.



Cuestionario Segunda Guerra Mundial

Segunda Guerra Mundial

    •  

Uruguay en la Segunda Guerra Mundial


Observa atentamente la fotografía que te presentamos y realiza las tareas que se te proponen.

Hundimiento del Graf Spee
1. Busca en el diccionario de la RAE (www.rae.es) el significado de acorazado.
2. Ingresa al siguiente recurso del Portal Uruguay Educa y contesta:
a) ¿Cuándo ocurrió el hecho que muestran las imágenes?
b) ¿Cuándo había comenzado la guerra?
c) ¿Qué hacía el Graf Spee en las costas de Montevideo? ¿Cómo fue que llegó hasta allí?
d) ¿Quién era Hans Langsdorff?
e) ¿Cuál fue la actitud del gobierno uruguayo ante la presencia del buque en las costas del Río de la Plata?
3. ¿Quién imaginas tú puede haber tomado estas fotografías?
4. Las mismas, ¿son fuentes primarias o secundarias? Justifica tu respuesta.

Observa el Siguiente vídeo documental








Actividad B : 

¿Por qué lo habrán hecho?

Ya sabemos cuál fue el desenlace final de esta batalla naval, y como siempre, la historia tiene que tratar de comprender a esos protagonistas.

      ¿Qué llevó a los alemanes a hundir su buque? ¿Por qué? ¿Existían otras posibilidades?
      ¿Cómo se explica la actitud de Hans Langsdorff? ¿Por qué tomó esa decisión? ¿Qué creen uds intentaba expresar con ese acto?

Actividad C

Bibliografía de Consulta: Para saber más sobre este tema te recomendamos visitar los siguientes sitios:


http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?f=80&t=9393&mobile=on

http://www.nationalgeographic.es/noticias/national-geographic-channel/acorazado-hundido-hitler

http://historiaybiografias.com/graff_spee/







Arquitectura gótica



La época del arte gótico

El gótico nace a mediados del siglo XII en la Isla de Francia, en París. El término gótico lo acuñó GiorgioVasari en el siglo XVI para designar al “oscuro arte de la Edad Media”, que venía a introducirse entre un glorioso pasado, el arte de la Antigüedad Clásica grecorromana y su propia época, el Renacimiento. El arte gótico es para Vasari y para todos los artistas italianos del Renacimiento sinónimo de bárbaro, incluso se lo consideraba de origen germánico y su tratamiento era claramente despectivo. Habrá que esperar hasta el siglo XIX para que el gótico se gane el favor de sus estudiosos y se vaya valorando positivamente al tiempo que se diferencia del románico.

Desde finales del siglo XII hasta el siglo XVI, época en la se desarrolla el estilo gótico, culmina el proceso de crecimiento demográfico y desarrollo urbano de la Edad Media. La ciudad se convirtió en el centro de la vida medieval y se desarrolla la burgumoesía comercial y artesanal agrupada en gremios. En este ambiente de apogeo urbano y económico se pueden emprender las grandes construcciones del gótico, las catedrales, que son el símbolo de la ciudad, elevada por encima de los demás edificios rivalizando con las ciudades vecinas. Además, la catedral muestra el protagonismo y la influencia de la iglesia en la sociedad medieval.

Entre los factores religiosos que contribuyen al desarrollo del gótico está la crisis de la orden del Cluny cuya reforma la realizan los monjes cistercienses. La nueva Orden del Císter establece unas normas arquitectónicas que rompen con el románico, estableciendo la austeridad en la decoración y el rechazo a todo lo superfluo, valorando lo puramente arquitectónico.
Se produce a la vez un despertar del humanismo, la atención a la naturaleza y el cuerpo humano no será ya un miserable soporte del alma, sino una maravillosa obra de Dios que hay que respetar. Atrás ha quedado el terror milenario y se abre una era de amor a Dios, a la naturaleza, de amor espiritual y de amor cortesano.

Frente al románico rural, feudal y monástico se desarrolla ahora el gótico artesanal y burgués, donde el monasterio aislado en el campo es sustituido por la catedral ciudadana.

Características de la arquitectura gótica

Si algo caracteriza plásticamente el espíritu gótico es su arquitectura. Nunca hasta entonces se avanzó tanto ni se alcanzaron unos logros tan grandes en el arte de edificar. En la arquitectura gótica quedan planteados y resueltos todos los juegos de tensiones dinámicas que vuelven a resolverse en la actualidad pero con otros materiales.

Verticalidad y altura. Ante todo, la catedral gótica, símbolo por excelencia del templo cristiano, es línea vertical, una verticalidad que produce en el hombre la sensación de equilibrio inestable. Las catedrales estiran sus columnas y subrayan el verticalismo con naves de gran altura.

Los elementos fundamentales de la arquitectura gótica son: el arco ojival o apuntado y la bóveda de ojival o de crucería.
El arco apuntado es más seguro ya que su mayor verticalidad hace que las presiones sean menores que el de medio punto y proporciona mayor esbeltez al edificio, expresa esfuerzo y dinamismo y tiene un mayor valor decorativo.
La bóveda de crucería está formada por el cruce de dos arcos apuntados. Su versión más sencilla es la bóveda cuatripartita que va evolucionando y se complica: bóveda sexpartita, bóveda de terceletes y bóvedas estrelladas con un valor altamente ornamental y decorativo. Los nervios (arcos que se cruzan en la bóveda) adquieren un papel definitivo en la construcción ya que en ellos descansa la bóveda y con ellos el arquitecto concentra el peso de la cubierta en cuatro puntos, haciendo más ligero el plemento y permitiendo elevar más los edificios.
Con el arco apuntado se desvían mejor los empujes oblicuos del arco y con la bóveda de crucería, se concentran los empujes en sólo cuatro extremos, a lo que se añaden ingeniosos soportes que trasladan esos empujes a tierra. Estos soportes son el arbotante y el contrafuerte o estribo. Otro elemento característico es el pináculo, que tiene sobre todo
una función decorativa más que constructiva.

Entre los elementos sustentantes destaca el uso del pilar, que en principio ser sencillo para luego ir complicándose con columnas o columnillas adosadas llamadas baquetones que se prolongan sobre la cubierta formando los nervios de la bóveda. Los capiteles pierden importancia y tienden a desaparecer o sólo se esbozan con alguna moldura.

Por lo que se refiere al muro, se hace ligero e incluso tiende a desaparecer. Predomina el vano sobre el macizo, al contrario que en el románico y grandes vidrieras multicolores ocupan lo que antes había sido pared. La luz entra así en el edificio jugando un importante papel en esta arquitectura.
Adquieren gran importancia las fachadas, no sólo la principal sino también las dos del crucero. La decoración rebasa la superficie de las portadas. En ellas los tímpanos se dividen en zonas horizontales y las arquivoltas se decoran longitudinalmente. La fachada principal está delimitada por dos torres laterales dividas en pisos de masa hueca y rematadas con terraza o con una pirámide o chapitel.

Gótico en Francia

El gótico nace en Francia y se difunde por toda Europa. Comienza en la segunda mitad del siglo XII con la construcción de la abadía de Saint Denis. Esta iglesia ofrece de golpe, todo el planteamiento de la estructura gótica. A partir de aquí se iniciaron los avances que culminan en las catedrales de Noyon (1150), Laon y Notre Dame de París (1160) y Chartres (1195).

Sin embargo, el apogeo y verdadera época clásica del gótico francés aunque comienza en Chartres, se fija en las catedrales de Reims y Amiens, construidas en la primera mitad del siglreims
o XIII.

También del siglo XIII, es la Sainte Chapelle de París, construida bajo el mecenazgo de Luis IX (San Luis de Francia). Es una obra de carácter regio, edificada en el recinto de palacio y de pequeñas dimensiones. La iglesia tiene dos niveles: la cripta es relativamente baja, mientras que la iglesia es muy elevada. Las vidrieras sustituyen totalmente a los muros.

El modelo clásico de catedral gótica es casi idéntico en las catedrales francesas: planta de cruz latina, bóvedas de crucería, amplio ábside con capillas radiales, amplios ventanales, el crucero casi al centro. Dos torres gemelas flanquean la portada principal, que a su vez tiene tres puertas que se corresponden con las tres naves. Una larga aguja o chapitel se coloca sobre el cimborrio para subrayar la verticalidad. La fachada tiene forma de H y una amplia decoración con gabletes, galerías de arcos y rosetones.

A partir de la segunda mitad del siglo XIII, los avances son escasos. Se abandonan las alturas excesivas y se profundiza en lo decorativo, con grandes rosetones y una menuda decoración que desembocará en el Gótico Flamígero del siglo XV.

Gótico en Italia

En Italia, la tradición clásica hizo que se acogiera con recelo un “estilo bárbaro” que rompía con el legado de las civilizaciones mediterráneas. Nota peculiar del gótico italiano, es la importancia de la arquitectura civil frente a otras naciones en las que predomina la religiosa. En cambio, los edificios góticos religiosos, tienen una gran influencia del también peculiar románico italiano. Las características de este gótico son las siguientes:
Clasicismo, que se evidencia en el uso de arcos de medio punto o poco apuntados.
Policromía, mediante el uso de mármoles de colores como en el románico.
Predominio de la horizontalidad. Son edificios de poca altura, sólo la torre adosada destaca verticalmente.

Los monumentos más representativos de estos rasgos son: La Catedral de Siena, la de Orvieto y la de Milán, la más francesa de las italianas. En Florencia, la Catedral de Santa María de las Flores.
En cuanto al gótico civil, responde a dos tipos diferentes: el toscano y el veneciano. En el primero, el rasgo más sobresaliente es la alta torre, como en la Signoria de Florencia. En el segundo, resaltan los elementos decorativos de sus fachadas para mostrar el lujo de la construcción, como se ve en el Palacio de los Dux y la Casa de Oro, ambos en Venecia.

Gótico alemán

Alemania, fue probablemente, el primer país en recibir la influencia de la arquitectura gótica nacida en Francia. El gótico alemán, es muy compacto y la verticalidad se acentúa únicamente con sus grandes agujas o chapiteles, que en el siglo XIV serán caladas, algo distintivo de este gótico.
Destaca de catedral de Colonia, de gran altura, con cinco naves e inmensas vidrieras. Las agujas de las dos torres se remataron ya en el siglo XIX.

Gótico inglés

El gótico inglés se basa en los modelos franceses pero acabará creando caminos propios.
En un primer momento se introducen los elementos de la arquitectura francesa: catedral de Lincoln y la de Salisbury.
En una segunda etapa, a partir del XIV, hay un distanciamiento con Francia y aparecen bóvedas de nervios colgantes y se multiplica la decoración: catedral de Gloucester.
A finales del XIV y XV es la etapa de mayor aportación de Inglaterra al gótico europeo. La luz y la altura alcanzan su máximo apogeo; pero el rasgo fundamental es la multiplicación de las bóvedas y de las trompas en forma de abanico colgante y desplegado, como ocurre en la Capilla del Colegio Real de Cambridge o la Capilla de Enrique VII en la Abadía de Westminster.

Gótico en España

Características

La situación de los reinos cristianos españoles está condicionada por el final de la reconquista (en el siglo XIII sólo queda el reino musulmán de Granada), la expansión exterior y al final de la Edad media la unión dinástica de los Reyes Católicos. Es una época de auge económico y cultura que se refleja en la construcción de las grandes catedrales.
Las relaciones con el exterior dan lugar a una influencia del gótico francés durante el siglo XIII, a la que se añade la influencia musulmana. La crisis del siglo XIV y el estancamiento de la reconquista frenan el impulso creador castellano.
En la Corona de Aragón las influencias francesas son menores y generan un gótico nuevo que se puede denominar mediterráneo, de gran originalidad arquitectónica.
En general, la Arquitectura Gótica Española, se caracteriza por un menor interés hacia la altura que el que manifiestan los modelos franceses. En España, las construcciones serán especialmente anchas, sobre todo en Cataluña, Valencia y Baleares, donde predomina la horizontalidad.

Gótico del siglo XIII: Corona de Castilla

En Castilla, en un primer momento destacan dos catedrales de un gótico perfectamente definido: Cuenca y Ávila.

En el siglo XIII se construyen las tres grandes catedrales castellanas: León, Burgos y Toledo.
La Catedral de León, es la más francesa de las catedrales españolas. Comenzada a principios del primer tercio del siglo XIII, es coetánea de las grandes catedrales francesas. Su planta es parecida a la de Reims aunque algo más corta, y los sistemas de bóvedas la relacionan con Amiens.
Con todo, lo más destacado de esta catedral, son sus vidrieras. En ellas, el color, es más rico que en las francesas y sobre el predominio de azules y rojos tan francés, aquí se aporta la gama de verdes, ocres y amarillos.

Otra catedral relacionada con las francesas es la Catedral de Burgos. Fernando II coloca la primera piedra en 1221. La planta es de tres naves, girola, capillas radiales y crucero de una sola nave marcado en el exterior. El cimborrio se cubre con una hermosa bóveda estrellada y calada.

La más genuinamente española de las catedrales góticas del siglo XIII, es la Catedral de Toledo. En ella, la ampliación de las tres naves a cinco, el doble deambulatorio, así como las rejas, hacen de ella una gran exponente de la interpretación castellana del gótico. Al ser más ancha disminuye la altura de la nave central.

Gótico del siglo XIV: Corona de Aragón

En Cataluña por cuestiones sociales, políticas y económicas, el gótico que se genera es diferente al castellano. Los principales factores diferenciales son un interesante pragmatismo, que le hace prescindir del exceso de ornamentación, lo que llevará a logros técnicos superiores. Además, predomina lo horizontal sobre lo vertical. El interior gana en amplitud y visibilidad. La diferencia de altura entre las naves es mínima, con lo que son necesarios los arbotantes, aunque ello exige un reforzamiento en los contrafuertes, en medio de los cuales se colocan capillas laterales. Así, los contrafuertes no asoman al exterior y los muros resultan lisos. Las ventanas, aunque esbeltas, suelen ser pequeñas, por lo que los interiores son oscuros.

Una de las más antiguas es la Catedral de Barcelona, otra sería la Catedral de Gerona, que aunque prevista para tres naves, se cubrió con una sola nave anchísima creándose un gran salón sin columnas ni pilares. No obstante, la más bella iglesia catalana es la Colegiata de Santa María del Mar en Barcelona, joya única del gótico. El interior es un gran salón con tres naves de casi la misma altura, girola y multitud de capillas entre los contrafuertes. La decoración no existe. Los pilares octogonales despliegan los nervios hacia las bóvedas imitando las ramas de la palmera. La Catedral del Palma de Mallorca es un gran edificio en el que destacan las líneas horizontales sobre la verticalidad de los numerosos contrafuertes exteriores, exigidos por la enorme altura de la nave central. El interior es un gran espacio con pilares octogonales que apenas interrumpen la visibilidad. La cabecera es plana.


Gótico del siglo XV y XVI: gótico flamígero

Ya en el siglo XV, se desarrolló en España lo que se conoce como el estilo Reyes Católicos o gótico flamígero. Es un período de gran esplendor arquitectónico. Sin embargo, los avances no serán técnicos sino más bien decorativos. Es una etapa de barroquismo, con una exagerada decoración a veces mudéjar. Se utiliza una gran variedad de arcos: además del apuntado, el arco conopial, el carpanel y el mixtilíneo. Las bóvedas también se complican formado figuras estrelladas.
Abundan ya edificios de carácter civil, palacios de la nobleza urbana, edificios públicos, etc.
En la Corona de Aragón destacan edificios de carácter comercial como las Lonjas de Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca.

En Castilla trabajan arquitectos como Juan y Simón de Colonia que trabajan en Burgos; Juan Guas y Enrique Egas que lo hacen en Toledo.
Entre las obras, destaca la iglesia de San Juan de los Reyes en Toledo, de una sola nave con bóvedas estrelladas y abundante decoración de escudos y epigrafías y figuras en el ábside. El Colegio de san Gregorio de Valladolid, con una fachada de decoración exuberante. La Casa de las Conchas de Salamanca.

Las últimas catedrales góticas españolas se construyen en el siglo XVI: son las de Sevilla, Salamanca y Segovia, todas de grandes dimensiones y sin subrayar excesivamente las diferencias de alturas entres sus naves.
















LA Catedral de Notre Dame

La Catedral Notre Dame de París es, sin ninguna duda, uno de los símbolos de la ciudad. Si bien no es la catedral más grande de Francia, es una de sus obras de arte gótico más remarcables.


El obispo Maurice de Sully emprende la construcción de la nueva catedral a partir de 1163 sobre el solar que ocupaba una antigua basílica dedicada a San Etienne.
La edificación coincidió con un período de prosperidad y de creciente dominio de la ciudad, por lo cual la obra debía reflejar este poderío. Así, la edificación se realizó sin interrupciones por problemas económicos, aunque sólo se dio por concluida a mediados del siglo XIV, después de muchas modificaciones e intervenciones de diferentes arquitectos y artesanos.
La Catedral sufrió numerosas modificaciones y restauraciones, la más notable emprendida en 1844 por Viollet-le-Duc y Baptiste Lassus, que se prolongó por 23 años. Más recientemente, en 1965, excavaciones bajo la catedral revelaron la existencia de catacumbas de la época romana y habitaciones medievales.
Víctor Hugo escribió en 1831 su novela "Notre Dame de París". Su ilustración poética de la arquitectura de la catedral permitió a muchos descubrirla de una forma diferente. En 1804 fue coronado en la catedral Napoleón Bonaparte y en 1909 fue beatificada Juana de Arco. Destaca particularmente su magnífico órgano Cavaille-Coll,
Como la mayoría de catedrales góticas, está dedicada a la Virgen María. Es notable por su gran tamaño, por la elegante regularidad de su diseño y por la introducción de un nuevo elemento técnico, el arbotante.

Situación

Está ubicada en la parte este de la isla de la Cité que, por su situación defensiva es la que da origen a la ciudad de París. Se encuentra rodeada por el río Sena, con jardines por delante y por detrás. Su fachada mira hacia el oeste y da sobre la plaza Notre-Dame, donde está el punto cero desde el que se cuentan todas las distancias de Francia.

Concepto

Existe aún en esta catedral una dualidad de influencias estilísticas: por un lado, reminiscencias del románico normando, con su fuerte y compacta unidad, por otro lado, el ya innovador aprovechamiento de las evoluciones arquitectónicas del gótico, que confieren al edificio una ligereza y aparente facilidad en la construcción vertical y en el soporte del peso de su estructura (siendo el esqueleto de soporte estructural visible sólo desde el exterior).
La planta está demarcada por la formación en cruz romana orientada a Occidente, de eje longitudinal acentuado, y no es perceptible desde el exterior. La cruz está “incrustada” en el edificio, envuelta por un doble deambulatorio, que circula por el coro en la cabecera (al este) y se prolonga paralelamente a la nave.
Además de la planta en forma de cruz, la catedral tiene una fachada de 40 metros de ancha, una longitud de 130 metros, y una altura máxima de 69 metros. Contiene 5 naves, 37 capillas, 3 rosetones con 13,5 metros de diámetro cada uno y un total de 113 vidrieras.

Fachada

Notre dame 26.jpg
La fachada presenta tres grandes portales. El Portal del Juicio Final, el más importante al centro, muestra esculturas representando la resurrección de los muertos, un ángel con una balanza pesando virtudes y pecados y demonios que se llevan las almas pecadoras, imágenes que sin duda habrán tenido gran peso en el inconsciente popular en la Edad Media. Los dos portales laterales fueron consagrados a la Virgen María y a Santa Ana, su madre.
En la fachada se intenta equilibrar la verticalidad de las dos torres, que se corresponden con las dobles naves laterales del templo, con la horizontalidad de las bandas y galerías decoradas. Presenta, por tanto, un alzado tripartito, cuando en el interior son cinco las naves de la iglesia. Su proporción responde a dos cuadrados que se interponen en la mitad de su altura. El eje de simetría vertical la divide en seis cuadrados y la proporción entre altura y anchura es de 3:2.
A unos 20 metros del suelo, una galería con 28 estatuas se levanta por encima de los portales. Cada estatua, de 3.5 metros de altura, representa los 28 reyes de Judea que precedieron la llegada de Cristo. De las estatuas originales medievales sólo quedan fragmentos, ya que durante la Revolución fueron destruidas creyendo que representaban reyes franceses.
Sobre el portal central se destaca el gran vitral circular de la roseta, de casi 10 metros de diámetro, uno de los elementos más destacados de la fachada. Sin embargo, este vitral no es el más grande de la catedral, ya que las fachadas norte y sur presentan vitrales de 13 metros de diámetro. Por encima de la roseta, una hilera de columnas y luego las dos torres con campanario completan la cara oeste.
Destacan también en esta catedral, las gárgolas de las fachadas.

Estructura

Boceto arbotantes
Se incorporó aquí el novedoso sistema gótico de arbotantes y contrafuertes, el único capaz de descargar los empujes de la elevada nave central.
Los arbotantes se introdujeron hacia 1175, cuando se llevaban a cabo los preparativos para sostener las bóvedas de la nave. Al comenzarse los trabajos en la nave principal, se decidió aumentar su altura 2 metros más. Esto hizo que el sistema de contrarresto de la bóvedaprincipal, por medio de las cubiertas de las naves laterales, resultase insuficiente. Se solucionó mediante arbotantes exteriores, ya utilizados a principios del siglo XII.
Los arbotantes de la girola sujetan el muro en dos niveles: el brazo superior estabiliza el muro interior de la girola, contrarrestando el empuje de las bóvedas. El brazo inferior sujeta los muros exteriores.
La altura de la nave y la relativa delgadez de sus muros (1 metro de media) exigieron la colocación de contrafuertes exteriores para contrarresta el empuje lateral de la bóveda. Gracias a la bóveda de crucería, las cargas se concentran en puntos concretos, los pilares, lo cual permite que el muro se desmaterialice y se llene de grandes superficies vidriadas. En el siglo XIII se ampliaron las ventanas del cuerpo alto (claristorio) para conseguir mayor luz natural en el interior. Esto fue posible por el perfeccionamiento de la estructura gótica.

Alzado

El alzado comparte las características de otros templos góticos tempranos, con sus tres pisos característicos:
  • Nivel primero
Arcos formero apuntados sobre grande columnas
  • Nivel segundo
Tribuna comunicada con la nave central mediante tres vanos apuntados envueltos en cada tramo por otro mayor.
  • Nivel tercero
Claristorio con ventanales constituidos por doble vano apuntado y otro superior circular.
Las tribunas de la Catedral de Notre Dame, pese a sus esbeltos arcos y finas columnas no cumple las funciones de sustentación, son reemplazadas por los arbotantes exteriores que apuntalan los empujes laterales de las bóvedas de la nave central.


http://es.wikiarquitectura.com/index.php/Catedral_de_Notre_Dame