Palacio Legislativo




El Palacio Legislativo es el edificio del Poder Legislativo de Uruguay. Se encuentran allí la Cámara de Representantes, la Cámara de Senadores y la Asamblea General. 
El edificio,  fue construido entre 1908 y 1925. Fue diseñado por el arquitecto Vittorio Meano, ejecutado por la empresa G. y M. Debernardis y construido por el arquitecto Gaetano Moretti. En el año 1975 fue declarado Monumento Histórico Nacional.

Historia del Palacio Legislativo

El llamado a concurso para la construcción de un Palacio  Legislativo uruguayo se realizó en el año 1903. Las obras comenzaron recién en el año 1908 y la inauguración fue el 25 de agosto de 1925, conmemorando el centenario de la Declaratoria de la Independencia. La construcción de la obra estuvo a cargo del arquitecto italiano Gaetano Moretti, quien contó con la colaboración del arquitecto uruguayo  Eugenio Baroffio.
El emplazamiento, estratégicamente elegido, requirió modificaciones en el sistema vial para reproducir el modelo parisino de la Place de la Concorde, donde varias avenidas confluyen sobre la plaza. De este modo, numerosas calles de la ciudad conducen al palacio, que además se visualiza directamente desde la principal avenida de Montevideo (18 de Julio).

Arquitectura del Palacio Legislativo


La construcción del también llamado palacio de las leyes, un edificio neoclásico griego, cuyas fachadas, paredes interiores, bóvedas y columnas están recubiertas de mármol

procedente del país, insumió casi tres décadas.

 Consta de tres grandes naves y varias salas anexas, un piso superior, donde funcionan la biblioteca y algunos despachos, y un enorme subsuelo en el que hay oficinas, depósitos y talleres de imprenta y encuadernación.

En la nave central está el Salón de los pasos perdidos, con dos bóvedas de cañón corrido y majestuoso lucernario, que separa los dos hemiciclos en los que sesionan las cámaras de senadores y diputados. Las paredes de ambas salas están totalmente forradas de nogal y caoba, y de esas maderas tan nobles, también son las bancas que ocupan los parlamentarios.

A los fondos del Palacio Legislativo, en una prolongación del espacio abierto en el que está instalada la sede parlamentaria, se encuentra la plaza con el monumento que recuerda a los mártires de Chicago, donde la central de trabajadores acostumbra celebrar las concentraciones del día 1 de Mayo.


Un poco de Historia
Luego de casi un siglo de sesiones en el histórico Cabildo, en el año 1925 el Poder Legislativo uruguayo se instaló definitivamente en su Palacio. Las discusiones en torno a su construcción comenzaron hacia el último cuarto del siglo XIX, en un contexto de creciente urbanización y modificación de la imagen de la ciudad. Parte fundamental de ese proceso fue el debate para definir la elevación de dos grandes edificios públicos: el Palacio de Gobierno y el Legislativo. En este sentido resultó decisiva la ley del 10 de febrero de 1896 -Ley de liquidación del Banco Nacional- que establecía la construcción del Palacio Legislativo en la avenida Agraciada, frente a la Iglesia de la Aguada, entre las calles Venezuela y Nicaragua.

En 1902 se ordenó el llamado a concurso público internacional de "Un proyecto de Palacio Legislativo para la ciudad de Montevideo". Ese mismo año se creó la Comisión del Palacio -integrada entre otros por el entonces senador José Batlle y Ordóñez y el ingeniero José Serrato- que se encargó de promulgar las bases del concurso. Tras evaluar los 27 proyectos presentados, el Tribunal Asesor acordó sugerir a la Comisión declarar desierto el primer premio, otorgar el segundo al arquitecto español Manuel Mendoza y Saez de Argandoña (lema "Hispania", N°11) y el tercero al arquitecto italiano Víctor Meano (lema "Agraciada", N°17). Finalmente la Comisión laudó por este último por ser "un proyecto bien estudiado, concluido, de facil ejecución y cuyo presupuesto está perfectamente calculado y se encuentra dentro de la suma fijada por la ley..." ²

En su propuesta expresaba Meano que si bien el presupuesto destinado al edificio era limitado, se debía pensar en un conjunto severo y majestuoso pero sencillo, por lo que había optado por el "estilo griego", aunque procurando su adaptación "a las exigencias de la construcción moderna y arreglada a las costumbres de la vida Sudamericana." ³ Asimismo expresó que, tanto para el proyecto del Palacio Legislativo como para el del Congreso Nacional de Buenos Aires -también de su autoría-, se había inspirado en el Parlamento de Viena, obra del Arq. T. Hansen.

En mayo de 1905, tras evaluar nuevamente la ubicación del predio destinado originalmente por la ley de 1896, la Comisión del Palacio elevó a la Asamblea General un informe donde proponía, como punto más conveniente, el espacio ubicado entre las calles Sierra, Guatemala, Agraciada y General Flores. Los planos fueron una y otra vez reformulados, hasta que finalmente se decidió que el Palacio tendría su eje principal coincidiendo con el de la Avenida Agraciada Sur y su fachada principal mirando al Sur, de frente a dicha avenida. Ante la sorpresiva muerte del arquitecto Meano, la Comisión estudió distintas propuestas con el fin de adaptar sus planos al nuevo emplazamiento, trabajo que fue asignado a los arquitectos Jacobo Vásquez Varela y Antonio Banchini.
El 18 de julio de 1906, en un acto de "alto prestigio y solemnidad patriótica", se colocó la Piedra Fundamental en una ceremonia cuyo principal protagonista fue el presidente José Batlle y Ordóñez, quien había impulsado desde sus primeros momentos la construcción del Palacio. Dos años después se iniciaron las obras.

En 1911 José Batlle y Ordóñez, durante su segunda presidencia, propuso la contratación de un arquitecto extranjero de renombre que se encargara de proveer de majestuosidad al edificio que se estaba erigiendo. Para esta tarea, en 1913, la Comisión del Palacio contrató los servicios del arquitecto italiano Cayetano Moretti, quien se encontraba dirigiendo las obras del monumento a la Independencia Argentina. Junto con su colaborador, el arquitecto Eugenio Baroffio, Moretti introdujo significativas modificaciones al proyecto original, tales como la bóveda y el crucero del Salón de los Pasos Perdidos, además de la inclusión de mármoles nacionales en el revestimiento del edificio. Con los aportes de Moretti culminaba la obra.
El 25 de agosto de 1925 -cuando todavía estaba en discusión la verdadera fecha de la Independencia del Uruguay- se cumplió la inauguración del Palacio Legislativo, uno de los monumentos más representativos del concepto de nación que por ese entonces se afirmaba en el imaginario colectivo del país.
¹ Palabras del presidente José Batlle y Ordóñez, el 18 de julio de 1906, día de la colocación de la piedra fundamental, citado por BAUSERO, Luis, Historia del Palacio Legislativo de Montevideo, Apartado del Tomo V de Anales Históricos de Montevideo, Montevideo, 1968, Pág. 41.
² Idem, Pág. 27
³ Idem, Pág. 30.
BIBLIOGRAFIA Y FUENTES: ALTEZOR, C, BARACCHINI, H, Historia urbanística y edilicia de la ciudad de Montevideo, Biblioteca José Artigas, Montevideo, 1971; ANTOLA, Susana, PONTE, Cecilia, "La nación en bronce, mármol y hormigón armado", en CAETANO, Gerardo, coordinador, Los uruguayos del Centenario. Nación, ciudadanía, religión y educación (1910-1930), Taurus, Montevideo, 2000; Elbio Arbelbide, "Su estilo arquitectónico", Revista del Empole, n. 2, octubre de 1994; BAUSERO, Luis, Historia del Palacio Legislativo de Montevideo, Apartado del Tomo V de Anales Históricos de Montevideo, Montevideo, 1968; Daniel Martínez Soto, "Los 80 años del Palacio Legislativo, una maravilla edilicia con absoluta vigencia", La República, 24 de agosto de 2005; S.A,"El suntuoso palacio que hoy se inaugura", El Bien Público, 25 de agosto de 1925; S.A, "Un Palacio para el mundo", El País, 28 de enero de 1996; www. República Oriental del Uruguay- Poder Legislativo, Historia del edificio.
Agradecemos especialmente la colaboración del Arq. Elbio Arbelbide, Conservador del edificio del Palacio Legislativo.
Investigación Histórica: Alexandra Nóvoa



No hay comentarios: