Museo Blanes

El Museo de Bellas Artes Juan Manuel Blanes integra el sistema de museos de la Intendencia de Montevideo. Su fundación data de 1930, en conmemoración del centenario de la Independencia del Uruguay. El edificio original fue modificado en esa fecha con destino a museo municipal. Lleva el nombre del pintor nacional Juan Manuel Blanes al cumplirse los cien años de su nacimiento. Blanes conocido como el “pintor de la patria” construye la iconografía fundacional de la nación.



El edificio que ocupa el Museo Blanes pertenece al período de desarrollo de las quintas y villas del arroyo Miguelete en el siglo XIX. El Ingeniero Juan Alberto Capurro, formado en el Politécnico de Turín, proyectará en 1870 para el Dr. Juan Bautista Raffo, propietario del predio, una villa palladiana y un jardín organizado de acuerdo a las pautas de la paisajística francesa.
Pocos años después, esta Quinta se vinculará a peculiares figuras de la sociedad montevideana; en 1872 es adquirida por Clara García de Zúñiga, quien escandaliza a la sociedad con su comportamiento amorosos; su hijo Roberto de las Carreras que nace en esta casa - quinta, fue un célebre dandi del novecientos. Clara pasará sus últimos años en la villa, envuelta en alucinaciones y recluida en el altillo.

En 1929, la municipalidad adquiere la villa a sus últimos propietarios, la familia Morales, para destinarla a museo, encargando al Arq. Eugenio Baroffio las obras de reforma y ampliación. Baroffio mantiene y continúa el lenguaje ecléctico historicista del diseño original, dejando intacto el cuerpo frontal del edificio y construyendo dos grandes salas posteriores con un claustro porticado entre ambas.
El edificio es Monumento Histórico Nacional desde 1975, y hoy es un testimonio vivo de aquellas villas de fin de siglo XIX, rodeado del jardín diseñado por Capurro, quien dispuso valiosas especies vegetales en él, que aún hoy están en pie. Este pequeño parque, es denominado “El Jardín de los Artistas”.
La nobleza arquitectónica del edificio y la significación histórica y ambiental del espacio urbano en que se implanta —el barrio el Prado—, constituyen un valor cultural que se agrega al del acervo artístico del Museo, proponiendo así, la integración y potenciación mutua de ambas áreas patrimoniales.
Ubicado en el Prado de Montevideo, el museo participa de la excepcional significación histórica ambiental de ese territorio, el más primitivo y cultivado del acervo verde de la ciudad, extendido sobre la cuenca del arroyo Miguelete.
Los orígenes del Prado se remontan al período fundacional de Montevideo, cuando se establecieron allí por designio de la planificación colonial, las huertas que abastecerían de frutas y verduras a la población de intramuros. Don Tomás Texeira, primer propietario del predio del actual museo, integró el núcleo de las primeras familias que colonizaron esas tierras para labranza, contribuyendo al rápido desarrollo de las chacras del Miguelete.

Aquellas huertas constituyeron también y simultáneamente, residencias esporádicas para el descanso estival de los montevideanos, hasta que, en los primeros años de la república, durante la Guerra Grande (1839 - 1851), el lugar fue ocupado por las tropas y las familias que sitiaron a Montevideo.
Pocos años después, el banquero francés José de Buschental transformó una de aquellas huertas en la Quinta del Buen Retiro, equipada con árboles exóticos, pájaros y juegos de agua. Se inaugura así, sobre la segunda mitad del siglo XIX, la etapa de las villas y quintas del Miguelete, cuyas arquitecturas estarán diseñadas por técnicos formados en Europa y sus jardines por
paisajistas, fundamentalmente franceses.
A fines del siglo XIX, la Intendencia de Montevideo adquiere el predio de la Quinta del Buen Retiro y establece el primer parque público de la ciudad, el que se irá ampliando mediante sucesivas expropiaciones, hasta conformar el Parque del Prado.
Después de 1930, el proceso de expansión de la ciudad hacia la costa sureste disminuye lentamente el protagonismo urbano del Prado y sus alrededores.
Sin embargo, la significación histórica y ambiental del lugar, la actual concentración en él de instituciones museísticas, de enseñanza y comerciales, así como la aspiración de una ciudad integrada han propiciado una política de recuperación del área por parte de la Intendencia de Montevideo, tendiendo a la afirmación de sus valores históricos y culturales vigentes.





http://blanes.montevideo.gub.uy

 

No hay comentarios: